facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

“La industria tiene el desafío de ser parte de la solución y no del problema de la obesidad¨

OBESIDAD Argentina

Lo afirmó el Dr. Adrián Saporiti durante la tercera edición del seminario Alimentos & Prosperidad que organizó Grupo Saporiti ante un auditorio colmado de profesionales de la salud y de la industria alimentaria. A su vez, los doctores Mónica Katz, Alberto Cormillot y Esteban Carmuega coincidieron en que la industria está pasando por una crisis de pérdida de confianza.

 La empresa argentina que desarrolla ingredientes, sabores y soluciones para la industria alimentaria y de bebidas, realizó con gran éxito de convocatoria la 3era edición de su seminario gratuito al que asistieron más de 400 profesionales del sector, la ciencia y la nutrición.

El encuentro se llevó a cabo el miércoles 9 de mayo en el Auditorio del Centro de la Cultura del Polo Tecnológico del Ministerio de Ciencia y Tecnología, ubicado en Godoy Cruz 2270, C.A.B.A. en el que durante toda la mañana disertaron reconocidos profesionales con el objetivo de aportar sus conocimientos para ayudar a generar las bases de futuros proyectos que agregarán valor a la cadena agroalimentaria.

Preocupado por la situación actual de la industria alimentaria, Adrián saporiti -presidente de Grupo Saporiti- moderó la mesa debate de la que participaron la Dra. Mónica Katz, el Dr. Alberto Cormillot, el Dr. Esteban Carmuega, para reflexionar sobre la nutrición y el rol de la industria. “Las empresas de alimentos somos las nuevas tabacaleras, el enemigo público número uno de la sociedad”, dijo Saporiti y abrió la charla para que los profesionales comenzaran a compartir sus opiniones. “La industria alimentaria está pasando por una crisis de pérdida de confianza por parte de la sociedad, que es reemplazada por el control, la regulación y hasta el litigio. Yo me pregunto, ¿podrán los puristas entender que sin industria de alimentos nos morimos; podrán entender los consumidores que sin aditivos, sin procesos, no hay alimentos seguros para todos; podrá entender la industria que deberá trabajar en recuperar la confianza, que deberá reformular, achicar y desarrollar productos más saciantes, y que deberá aceptar limitaciones a la libertad que tuvo el último siglo?”, comenzó expresando la Dra. Katz.

Sin dudas, elaumento de personas con obesidad y sobrepeso en el mundo, invita a concluir que algo estamos haciendo mal. Y, en este sentido, el Dr. Esteban Carmuega -director de CESNI- explicó que aún no se conocen todas las causas de la obesidad, aún así “se ha cometido el error de enfocarse en la idea de que solo es el resultado de muchas calorías y poco ejercicio, sin embargo nos estamos olvidando de tener en cuenta la importancia del ciclo vital a lo largo del cual debemos tener acciones saludables desde el útero hasta la vejez para evitar llegar a esta enfermedad que es prevenible”. Para dar cuenta de la magnitude del problema indicó que dos terceras partes de los adultos, la mitad de los escolares, la cuarta parte de los niños antes de ingresar a la escuela, tienen ecceso de peso. “Se require un abordaje amplio en el cual la industria alimentaria tiene un papel fundamental. Sin las tabacaleras, seguramente la historia de la humanidad hubiera sido mejor, sin la industria alimentaria la historia de la humanidad seguramente no hubera sido mejor”.

Los tres profesionales coincidieron en que se deben buscar soluciones integrales que se discutan y pongan en práctica en todos los sectores: “la escuela informando a los alumnos y a los padres; la familia empoderándose para poder decidir mejor; la industria con cambios en la composición, el tamaño de las porciones, de los envases y la distribución de los alimentos; y el Estado con políticas públicas”, aseguró Cormillot. Sin embargo, recordó cómo en su paso de un año como Coordinador del área de Alimentación Saludable del Ministerio de Salud en 2016, nada pudo hacer para que se reglamentara la Ley de Obsidad sancionada en 2008 y afirmó que para que se cumpla la expectative del presidente Mauricio Macri de que Argentina deje de ser el granero del mundo para ser el supermercado, “el Estado deberá sí o sí trabajar junto a la industria para generar valor agregado, cosa que da por descartada la analogía con la industria de cigarillos”.

Mónica Katz sostuvo que “estamos en un momento bisagra porque así como en el pasado hubo un tono contencioso contra la industria farmacéutica, ahora está sucediendo lo mismo con la industria alimentaria, pero nadie habla de las tecnológicas”; refiriéndose al exceso de dopamina (activación del placer) que provoca en el cerebro el estímulo de estar tantas horas frente a pantallas de celulares, televisores y computadoras. Y agregó que “la gran falla de la industria y la ciencia es que hicieron foco en el hambre y la saciedad, pero la mayoría no decidimos por hambre sino por placer”. En este sentido, recordó la importancia de “encontrar un equilibrio entre necesidad y placer (placer saludable) porque, de lo contrario, no vamos a ser exitosos proponiendo kioscos que solo tengan agua y manzanas”.

Como cierre de la mesa debate, Adrián Saporiti aseguró que “como industria nos queda el desafío de ser parte de la solución y no del problema y para lograr eso tenemos que liderar el cambio no resistirlo, verlo como una oprtunidad de hacer cosas antes de que nos obliguen a hacerlas”.

Suscribase Newsletter semanal ingredientes

 ING CARN

 PAN z CON   

Nuevos Productos

Sensient logo
                doehler logo
|