facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Salud y Bienestar: Hacia la reducción de azúcares y grasas

AZUCAR & EDULCORANTE OBESIDAD México

La población mundial es de más de 7 mil 500 millones de habitantes y el 10.8 %, son adultos mayores de 60 años. En México, por primera vez en su historia, hay más personas mayores de 60 años que niños de menos de cinco años; de los más de 130 millones de mexicanos un porcentaje de casi el 11% está conformado por adultos mayores y la mitad de la población son jóvenes con menos de 26 años.

Los millennials y personas mayores son dos de los principales segmentos de mercado con un importante potencial de consumo de alimentos y bebidas que demandan productos personalizados en presentación y contenido nutrimental, orientado hacia lo natural y orgánico.

Satisfacer las necesidades específicas del mercado millennial y de adultos mayores continuará brindando un crecimiento estable del sector alimentario en el país. El valor aproximado del mercado alimentario en México es de más de 4 mil millones de dólares y se prevé que el consumo alimenticio se incrementará en un 15% hasta el año 2020 considerando también que el 40% de la población es de clase media alta, un perfil consumidor interesado en adquirir alimentos importados y de categoría gourmet. La industria mexicana de alimentos y bebidas supone el 4.8 % del PIB nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y los hogares mexicanos destinan el mayor porcentaje de sus gastos a la compra de alimentos y bebidas, casi el 35% de sus ingresos.

Una clara tendencia de la industria, es que hay cada vez más consumidores que buscan alimentos locales, frescos, nutritivos y orgánicos, provocando que los fabricantes —por ésta y otras razones— utilicen el Etiquetado Limpio para comunicar mejor los beneficios de sus productos. Según datos de un estudio realizado por The Nielsen Company a consumidores latinoamericanos, el 75% modifica su dieta para cuidar la salud, el 63% busca perder peso haciendo ejercicio, el 80% selecciona activamente alimentos que les ayuden a prevenir enfermedades y un 62% está dispuesto a pagar un precio mayor por productos que los apoyen en sus metas de salud.

Las exigencias laborales, el estrés y la limitación de tiempo causan que los consumidores se alimenten en restaurantes o lugares de conveniencia que ofrezcan menús frescos, variados, con sabor y calidad, saludables, equilibrados, y momentos de consumo con experiencias de postres horneados o bebidas alternativas, por ejemplo, una preparada a base de romero y toronja.
Obesidad y Desnutrición
En el mundo, más de 530 millones de personas son obesas y 931 millones padecen desnutrición. En este contexto actual, la politización de los alimentos y del comportamiento humano —en medio de una crisis de confianza en el consumidor— están revolucionando a la industria. Este año se han producido más de dos mil millones de toneladas de comida, pero mueren de hambre 30 mil personas cada día. Obesidad, desnutrición y disponibilidad de los alimentos constituyen un problema de salud, político y económico.

Con el uso de tecnologías innovadoras para ofrecer productos y prototipos de alto valor, saludables, más naturales, frescos y seguros, se recurre al procesado por altas presiones con lo que se retardan los procesos de maduración o fermentación debido a la inactivación enzimática, se observan cambios en textura de alimentos principalmente en cárnicos, en donde se busca cuidar la calidad e inocuidad de las carnes y lograr alargar la vida del producto en el anaquel sin que demerite su sabor.

Leches, yogures y quesos mantienen su dinamismo y agregan valor con lácteos fortificados, y están a la vanguardia de la innovación yendo más allá de la leche fluida, utilizando lactosueros y logrando la textura ideal en quesos. El efecto de las altas presiones sobre calidad microbiológica ha permitido desarrollar nuevos productos para aprovechar al máximo las propiedades funcionales de ingredientes alimentarios tales como hidrocoloides, proteínas, entre otros.

Como respuesta a estas tendencias, las compañías se enfocan en desarrollar ingredientes y aditivos sanos, usar mejores proteínas y fibras antioxidantes, reducir el azúcar con soluciones alternativas y beneficiosas a la salud, buscando sustitutos con ingredientes naturales sin perder propiedades, como la stevia y novedades que vienen de otras materias primas para extraer el dulzor sin perder propiedades, así como reducir las grasas y aprovechar las proteínas de los lácteos.

Al utilizar alimentos funcionales como las uvas, manzanas, tunas o nopales logran añadir cualidades de sabor, aroma, textura, color, frescura a la vez que proveen vitaminas, minerales y compuestos naturales con potencialidad de proteger contra enfermedades. Al aplicar estas innovaciones en alimentos y bebidas se contribuye a resolver el problema de la obesidad y satisfacer al consumidor con productos sanos que no dañen al organismo.

Por Daniel Nacach, Director General del FOOD TECHNOLOGY SUMMIT & EXPO.*

El FTS & Expo México se llevó a cabo los días 27 y 28 de septiembre en el Centro Citibanamex de la Ciudad de México.

 

Suscribase Newsletter semanal ingredientes

Nuevos Productos

doehler logo
|